El Clan Destino

Viejos

 

 

El viejo sabio, el hombre barbado de la tribu ante quien son expuestos siempre los cuestionamientos de vida, ese de quien nadie sabe su historia, bueno, ni él mismo; ese que ve pasar tranquilo, sigiloso y expectante, las horas que lo acercan a la luz; el que se detiene a dialogar con las piedras, ellas, las que han vivido todo, menos la prisa, pues son las únicas que le entienden.

Mirad mis manos que mucho más toscas muestran el mapa de la sabiduría, que no se recorre linealmente sino en espiral, y de cuando en cuando asomarme al espejo que muestra una mirada saturada de estrellas; yo creo que cada una es un radiante recuerdo, aunque la verdad es que ya no me acuerdo.

Viejo de mi alma, yo mismo, ayer, mañana o tal vez hoy día, padre, hijo, hermano, pero ¿de quién? ¿Del espíritu santo?... No; de todos los espíritus, pues esos, al igual que tus arrugas, hay uno nuevo cada vez. 

De viejo me gustaría ser…

 

info@kerlegand.com

Espacio dedicado al arte